TARTA VICTORIA CON BUTTERCREAM DE MERENGUE SUIZO

abril 22, 2013

VICTORIA SANDWICH DE LORRAINE PASCALE & SWISS MERINGUE BUTTERCREAM


     Antes que nada, y como lo prometido es deuda, aquí os dejo el tutorial para hacer la tarta de pétalos de chocolate que os puse en mi post anterior.(Pinchad aquí).
     Ésta vez, como ya os he dicho en otra ocasión, estoy probando diferentes bizcochos para los compromisos que tengo pendientes. Me acorde de uno de mis libros favoritos, Baking Made Easy de Lorraine Pascale y de uno de los bizcochos más buenos que he probado nunca y que es el  Victoria Sponge Cake o como ella lo llama Victoria Sandwich. La verdad es que es un bizcocho esponjoso y con un sabor espectacular porque la mezcla de mantequilla y vainilla le da un aroma y una textura estupendos. No lo pondría para decorar con fondant pero para una ocasión especial, merece la pena. Por ejemplo, para el Día de la Madre.


     Os pondré la receta de Lorraine Pascale del bizcocho únicamente porque el relleno de mi tarta es otro, pero os digo que este bizcocho está espectacular relleno de mermelada de fresa y nata montada, tal y como viene en la receta original. Es una delicia.

VICTORIA SANDWICH de Lorraine Pascale

Ingredientes:

200 gr. mantequilla, en pomada, más un poco extra para engrasar
200 gr. azúcar caster
4 huevos
Semillas de 1/2 vaina de vainilla o 1/2 cdta. de extracto de vainilla.
200 gr. harina normal
2 cdtas. levadura química
1-2 cdas. agua templada, si hace falta

Preparación:
  • Precalentar el horno a 180ºC, calor arriba y abajo, con ventilador si puede ser. (El horno de mi madre es una maravilla, tiene posiciones que jamás vi en otro horno).
  • Para realizar esta tarta, tomé un molde con forma de corazón de unos 20-25 cm. Era bajito, así que lo forré con papel de hornear y dejé que sobresaliera el papel bastante para que el bizcocho me subiera más. En la receta original, se necesitan dos moldes redondos de 20 cm, engrasados en los laterales y con papel de hornear en el fondo.
  • Poner la mantequilla y el azúcar caster (de la que se hace con la Thermomix) en un bol y batir todo bien. Añadir 2 huevos, la vainilla y la mitad de la harina y batir bien de nuevo. Añadir los otros 2 huevos, y el resto de la harina mezclada con la levadura y volver a batir bien. Si la mezcla está demasiado espesa, podéis añadirle las cucharadas de agua templada. (Yo se la tuve que añadir y le dio más cremosidad a la masa).
  • Dividir la mezcla en dos partes iguales y ponerlas en los moldes preparados y nivelar la superficie con una cuchara. (Como yo no tenía dos moldes corazón iguales, hice primero uno y luego el otro. Sale igual de bien, no os preocupéis por dejarla media hora esperando).
  • Hornear durante 30 minutos o hasta que los bordes del bizcocho se hayan separado ligeramente del molde, el bizcocho se hunda ligeramente si lo presionamos y si insertamos un palillo en el medio sale limpio. Dejar que el bizcocho se enfríe en el molde.

     Había oído varias veces hablar de la buttercream de merengue suizo. Precisamente, el otro día siguiendo unas clases on line vi que la hacían para decorar una tarta y como me gusta investigar, pues me dije, vamos a probar a hacerlo. Particularmente para mí, ha sido un poco decepcionante. Pensé que al llevar merengue quedaría mejor pero ha sido todo lo contrario. Cogí la receta del blog de Alma y me puse manos a la obra.
Ya ella lo dice, que esta buttercream es poco dulce pero no pensé que lo fuera tanto. Además, aunque la textura es muy suave, para mí que estoy comiéndome un pedazo de mantequilla. Es una textura demasiado "resbalosa". Así que, me dejó totalmente chafada. De todas formas, como el libro de los gustos está en blanco, aquí os dejo la receta, que no sé si volveré a hacer, a menos que me lo pidan.

SWISS MERINGUE BUTTERCREAM

Ingredientes:

4 claras de huevo
220 gr. azúcar blanca normal
340 gr. mantequilla sin sal a temperatura ambiente
1 cdta. extracto de vainilla

Preparación:


  • Calentar las claras al baño maría con el azúcar, revolver hasta que se disuelva todo el azúcar. Mantener la mezcla a 60ºC durante 4 minutos. (Yo no tengo termómetro así que metí mis deditos, ¡uff! quemaba pero era soportable, para comprobar que el azúcar estaba totalmente derretido y entonces dejé pasar los 4 minutos).
  • Pasar la mezcla a un bol y montar a punto de nieve hasta que haga picos blandos (unos 5 minutos aproximadamente).
     
     Este merengue salió tan bien, que hasta salió con corazón.
  • Antes de añadir la mantequilla es ESENCIAL que las claras NO estén CALIENTES. Si están aún calientes o el bol está caliente, esperar hasta que se enfríen o poner en un baño de agua fría. Si se echa la mantequilla cuando las claras están calientes, se hará una sopa irremediable.
  • Añadir la mantequilla en trozos mientras batimos a velocidad media. Os parecerá que es una mezcla desastrosa por unos minutos y de repente aparecerá el buttercream con la textura más alucinante de la historia (aunque no lo fue para mí).

  • Añadir el extracto de vainilla (o cualquier otro aroma). También se le puede añadir cacao o puré de frutas.
  • Se puede conservar en la nevera  2 ó 3 días pero cuando queráis usarlo se habrá endurecido y tendréis que batirlo con el mezclador manual eléctrico un buen rato hasta que regrese a su textura original (aprox. 10 minutos).
  • Si decoráis cupcakes con este buttercream y los metéis en la nevera, se pondrán ambos duros. Así que esta crema es de hacer y comer.
Montaje de la tarta:
  • Para el montaje de la tarta dividí uno de los bizcochos que había quedado más gordo en dos y los rellené de una capa de mermelada de fresa en abundancia y encima le eché una parte del buttercream (1/4).
  • La otra capa del bizcocho la rellené de dulce de leche (¡¡¡buenííííssiiimo!!!) y otra parte del buttercream (1/4).
  • Con parte del buttercream le di una primera capa para cubrir el bizcocho y lo metí en el frigorífico unos 15 minutos. Luego lo saqué y le día la capa final con el resto de buttercream que quedaba.

     He de deciros que, como esta tarta la hice en casa de mi madre no lleva la decoración que me hubiese gustado porque no tenía mis "cacharritos" y por eso le di este aire rústico, que al final, no quedó tan mal.
     Bueno, si os atrevéis como yo, probad y ya me contaréis.



Comparte esta entrada

Entradas relacionadas

Comentarios

Google+ Followers

SIGUEN DE CERCA ESTE BLOG...

visitas