TARTA DE YOGHURT DE VAINILLA CON PÉTALOS DE CHOCOLATE Y ROSA FONDANT PARA EL DÍA DE LA MADRE

abril 15, 2013

LAYER YOGHOURT AND VANILLA CAKE  IN CHOCOLATE PETALS AND ROSE 

     Ésta es otra de las tartas que tenía pendiente. Me encantan todas las tartas que tienen esta clase de decoración. Me parecen fantásticas porque, aunque requieren un esfuerzo, el resultado merece la pena. Con un poco sacas un mucho, es decir, simplemente una buttercream, una manga y a trabajar... un poquito por aquí, otro por allá y voilá! una tarta de la pastelería más chic que conozcáis. Como sabéis, me atrevo con todo y, sea fácil o difícil siempre intento hacer lo que me gusta.
     Ya hace algún tiempo que hice otra tarta similar, aquel ruffle cake de helado de fresa (pinchad aqui) y que me quedó bastante bien para ser la primera vez que hacía algo por el estilo. El otro día, echándole un ojo a Pinterest (¡me encanta! Si no os habéis metido nunca, probadlo pero, cuidado, ¡es adictivo!) me encontré un pastelillo con este adorno precioso de pétalos y me quedé encantada, además, venía con un sencillo tutorial que me ayudó a que decidiera más rápido que esa tartita la quería hacer yo. Así que, ni corta ni perezosa me he puesto manos a la obra.



     Como dentro de poco tengo que preparar una tarta de cumpleaños, estoy experimentando con los bizcochos más jugosos y a la vez más firmes que conozco para ponerle un poco de fondant por encima. Hacía miles de años que no repetía la receta del bizcocho de yoghurt, que tan rica está. Tengo que deciros que es la primera receta que apunté en mi diario de recetas y que, como siempre que la hago, nunca me decepciona. Es jugosa, suave y lo suficientemente apta para aguantar fondant por encima, creo. (Estoy entre ésta o la siempre socorrida MSC (Madeira Sponge Cake)).
     Pues bueno, hice mi bizcocho de yoghurt de vainilla, le hice un almíbar de cacao, lo rellené de buttercream de chocolate y lo decoré con más buttercream de chocolate. Pero, como colofón final y para que luego no digáis que siempre voy tarde, lo he decorado con una rosa de fondant para que quedara estupendo como regalo para el Día de la Madre.



     ¿Qué os parece? ¿No creéis que vuestra mami se merece algo así? La mía desde luego, sí. Y, aunque ésta no se la va a tomar en ese día porque a lo mejor me he pasado un pelín con el adelanto, una caerá para ella seguro. Sencilla, simple pero a la vez delicada y preciosa. Como todas las mamás. Bueno, os dejo con mi receta de yoghurt, que como es tan antigua ya no sé ni de dónde la saqué, pero de Internet seguro que no, y con una nueva buttercream de chocolate que he visto en el blog de Alma Obregón y que me vino estupendamente porque era lo que yo andaba buscando hace tiempo.


BIZCOCHO DE YOGHURT DE VAINILLA

     Y no es que el yoghurt fuera de vainilla, que podía haberlo sido, sino que lo hice con yoghurt natural y  extracto de vainilla, que puede parecer lo mismo pero no es igual. Como os dije, este bizcocho es antiguo y las medidas las tengo en vasitos de yoghurt, el mismo que hayamos utilizado. Mi receta era de yoghurt de limón pero para esta tarta he preferido hacerla de vainilla.

Ingredientes:

1 yoghurt griego natural azucarado
1 medida de yoghurt de aceite oliva suave
2 medidas de yoghurt de azúcar blanca normal
3 medidas de yoghurt de harina normal
1 sobre de levadura química
4 huevos M
1 cdta. extracto de vainilla

Preparación:
  • Forrar dos moldes de 15 cm con papel de hornear.
  • Precalentar el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.
  • En un bol, batir bien los huevos con el azúcar hasta que hayan doblado su volumen. Añadir el yoghurt y el aceite y seguir batiendo.
  • Añadir la cucharadita de extracto de vainilla.
  • Mezclar la harina con la levadura y tamizarla e incorporarla poco a poco a la mezcla de huevos.
  • Repartir la mezcla entre los dos moldes a partes iguales.
  • Meter en el horno precalentado durante 30-35 minutos. (Ya sabéis que cada horno es un mundo y que tenéis que comprobar si el bizcocho está hecho con un palillo, que si lo pincháis, debe salir limpio).
     Como ya os he dicho antes, estaba buscando una buttercream que me supiera más a chocolate. La que he estado utilizando hasta ahora hacía la de cacao, que está riquísima, pero quería probar algo nuevo. Entonces, mirando en el blog de Alma, que siempre encuentro algo interesante, me encontré con esta buttercream que combinaba cacao y chocolate y pensé que quedaría ideal con mi bizcocho. Aquí os la dejo tal y como es:


BUTTERCREAM DE CHOCOLATE

Ingredientes:

250 gr. mantequilla sin sal a temperatura ambiente
250 gr. icing sugar (azúcar glas en su defecto)
2 cdas. leche entera
150 gr. chocolate negro
3 cdas. cacao en polvo sin azúcar

Preparación:
  • Derretir el chocolate al baño maría y dejar templar.
  • Tamizar el azúcar con el cacao y colocarlo en un bol con la mantequilla y la leche.
  • Cubriendo un bol, con un mezclador manual eléctrico, batimos a velocidad baja durante un minuto. Después subimos la velocidad y batimos al menos otros 5 minutos a velocidad media-alta.
  • Incorporamos el chocolate derretido y templado y batimos 2 ó 3 minutos más. Cuanto más batamos, más consistencia tendrá la crema, aunque sin pasarse.
ALMÍBAR DE CHOCOLATE

Ingredientes:

200 ml. agua
175 gr. azúcar
1 cdta. cacao en polvo sin azúcar

Preparación:
  • Poner a hervir en un cazo el agua con el azúcar y el cacao durante 3 minutos. Dejar enfriar.
     Quería un almíbar clarito que pusiera el bizcocho jugosito, aunque ya lo estaba de por sí.

     Para el montaje de la tarta, dividí los bizcochos a la mitad. Como siempre, coloqué la primera base sobre una bandeja de cartón para trabajar con ella. Le puse un cuarto del almíbar y le añadí con una manga la buttercream de chocolate (un poco menos de un cuarto). Así repetimos con las otras tres partes. Cubrimos toda la superficie de la tarta con una capa muy fina de buttercream, lo que en inglés se llama "crumb coat". Metemos en el frigorífico durante al menos media hora.




     Para hacer la decoración, con una manga rellena de buttercream, sin boquilla, no hace falta, vamos haciendo puntos en línea vertical que luego, aplastaremos hacia la mitad con una paleta pequeñita o una cuchara. Las líneas se van haciendo de una en una y la siguiente línea la montamos sobre la parte que hemos aplastado del punto. Todo esto es más difícil explicarlo que hacerlo, así que, voy a ver si os encuentro el tutorial en la web y os lo pongo. 


     Es posible que tengáis que meter el buttercream en el frigorífico a medida que váis haciendo la decoración porque ya empieza a hacer calor, y además con el calor de la mano se va derritiendo demasiado. Yo lo tuve que hacer en varias ocasiones.


     Bueno, espero que os haya gustado y que la hagáis. Quedaréis como unos reyes de la repostería.
     





Comparte esta entrada

Entradas relacionadas

Comentarios

Google+ Followers

SIGUEN DE CERCA ESTE BLOG...

visitas