BAKLAVA

noviembre 26, 2012

UN CLÁSICO PERSA

     Para el mes de noviembre, Whole Kitchen en su propuesta dulce nos invita a preparar un clásico persa: Baklava.
     La verdad es que para mí, estos pastelillos siempre habían sido un misterio. Yo los llamaba "pastelillos árabes" y sólo los había probado una o dos veces en alguna que otra pastelería. Además, no sabía cómo se hacían y pensaba que resultaría más difícil. Cuando CWK los propuso para noviembre pensé que me iba a costar y que no me quedarían muy bien, pero, creo que he salvado el honor y han quedado espectaculares. Además, el sabor y el olor que dejaron en la cocina hacen que merezca la pena volverlos a hacer, si no fuera por el lote de pelar pistachos que nos dimos mi madre y yo ... (Gracias, Mami).
     Bueno, aquí os dejo la receta para que os atreváis a hacerla. Quedan sorprendentes para tomar café a media tarde o cualquier reunión  y se conservan estupendamente; es más, están mejor al día siguiente que en el mismo día. Como yo digo: Hay que atreverse con todo.
     Esta receta es parecida a la básica que nos da CWK de Williams-Sonoma pero hice algunas adaptaciones de otras recetas que vi en Internet.




 BAKLAVA

Ingredientes:

-Para el sirope:
185 gr. azúcar
250 ml. agua
2 cucharadas zumo de limón
1 barrita de canela
2 tiras de cáscara de limón y 2 de naranja
280 gr. miel

-Para el relleno:
300 gr. pistachos pelados y picados
200 gr. almendra
60 gr. azúcar
1 cucharada de canela molida
1 cucharada ralladura de limón
1 cucharada ralladura de naranja
-Para el pastel:
500 gr. pasta filo
185 gr. mantequilla derretida
Preparación:
  • Pelamos los pistachos (si los compráis pelados mucho mejor, aunque el sabor es un poco diferente) y los picamos junto con las almendras. Guardamos un poco de pistachos picados para adornar.
  • Precalentamos el horno a 165º. Preparamos un molde rectangular de 23x33 cm. y lo pintamos de mantequilla.
  • Hacemos ahora el sirope y para ello, colocamos en un cazo todos los ingredientes del sirope y lo llevamos a fuego fuerte hasta que el azúcar se disuelva. Una vez disuelta, retiramos y colamos.
  • Mientras se enfría, preparamos el relleno. En un bol grande, mezclamos el azúcar con los pistachos y las almendras picadas, la canela y la ralladura de limón y de naranja. Reservamos.
  • Sacamos las hojas de pasta filo. Colocamos una hoja sobre el molde, pintamos de mantequilla, y volvemos a colocar otra hoja sobre la primera. Volvemos a untar de mantequilla y ahora, cubrimos con  unos 60 gr. de relleno. Repetimos la misma técnica hasta alcanzar la altura deseada. Terminamos con un par de hojas de pasta filo. A medida que vamos poniendo hojas, es posible que tengamos que ir recortando la pasta sobrante, depende del molde.
  • Con un cuchillo muy afilado, hacemos cortes de modo que vayamos marcando rombos. Hay que hacerlo antes de que se hornee porque luego, la pasta se enfría, se pone dura y se nos rompería.
  • Horneamos la baklava unos 35-40 minutos. Cuando esté dorada, sacamos y terminamos de cortar.
  • Cuando se haya entibiado, bañamos con el sirope y dejamos que se enfríe antes de servir.
  • Adornamos con los pistachos picados que habíamos reservado.


     Esta fue mi baklava cuando salió del horno. Y os dejo otra foto para que veáis cómo quedaron las capas. La verdad es que este pastel es muy versátil porque puedes hacerlo con los frutos secos que más te gusten y con el tamaño que prefieras. Creo que me quedo pendiente de hacer otra mucho más grande. Ya os la enseñaré.


    

Comparte esta entrada

Entradas relacionadas

Comentarios

Google+ Followers

SIGUEN DE CERCA ESTE BLOG...

visitas