TARTA BAUTIZO INSPIRADA EN THE BEATLES Y CARLOS LISCHETTI

noviembre 03, 2013

BAPTISM CAKE INSPIRED BY THE BEATLES AND CARLOS LISCHETTI

     Si había algo que me daba realmente miedo era pensar que una de mis tartas de dos pisos se caería una encima de la otra y arruinaría toda la fiesta. Este sigue siendo mi peor pesadilla porque, aunque esta es la tercera de dos pisos que hago, sigo teniendo ese comezón en mi mente. Todavía no he hecho ninguna de tres pisos. Esa si que será terrible. Pero en este mes creo que ya tocará. Va siendo hora de que me estrene, aunque, por supuesto, será en un entorno familiar. Como se dice: "Los experimentos, mejor con gaseosa".


     Bueno pues, esta tarta la hice ya hace cuatro meses y aún no había tenido tiempo de ponerla. Me falta tiempo para todo y, sobre todo, para ponerme a escribir. Me gusta deleitarme con lo que escribo y la verdad es que, aunque no tardo mucho, necesito concentrarme un poco y, con los peques por todos lados, algunas veces es imposible. Pero, hoy que está todo tranquilo, voy a escribir un poco y os cuento.



     Debajo de mi casa hay un restaurante italiano excelente. Tiene las pizzas de masa fina más buenas que yo he probado hasta ahora. Se llama Giaduzza y es un restaurante siciliano donde se pueden celebrar toda clase de reuniones y celebraciones. Pues, después de esta pequeña introducción, a los dueños les gustó mucho las tartas que hice para la comunión de mi vecina y quisieron que les hiciera una para su sobrino que celebraría su bautizo allí. La verdad es que para mí fue todo un honor y les estoy muy agradecida por ello. Esta tarta resultó ser un gran reto desde el topper hasta la base y creo que quedó superado. Lo único que me faltó fue tiempo para hacer mejores fotos porque, la verdad es que no me salieron muy bien y no se aprecia bien del todo, todo el trabajo que lleva.


     Explicároslo todo creo que me llevará bastante tiempo pero, quiero que veáis todos los detalles que tiene y de algunos os pondré el tutorial de donde lo saqué. Empezaré de abajo hacia arriba y así será más fácil.
     Los colores fueron sencillos de elegir porque era un niño y porque, además su familia es medio argentina, con lo cual, me gustó mucho el detalle de las rayas azules y blancas.

  • En la base de la tarta, que es de corcho blanco forrado con fondant, podéis ver una estrellita dormida. Eso no tiene mucho misterio, las pegué en cascada cayendo desde el primer piso al último. 
  • Rodeando la base del primer piso, le puse una cenefa del modelo moldes de Baroque de Wilton que quedó estupenda. Era la segunda vez que trabajaba con moldes y esta vez quedó bien. Sin embargo, os digo un truco: aunque en las instrucciones pone que se le eche Maizena, prefiero echarle Crisco, queda mucho más limpio y el fondant sale mejor.



  • Como al papá del bebé le gusta mucho la música y The Beatles en particular, Rodrigo, que así se llama el dueño del restaurante, me comentó que quería que le pusiese un submarino amarillo. Como siempre, muy ignorante de mí, sabía que existía la canción, pero no sabía que ya había una imagen establecida de él, con lo cual, me fui a Internet y allí lo vi. Así que, siguiendo la técnica puzzle (la misma que hice para Peppa Pig) que utilicé aquí por primera vez, hice el submarino. Aquí podési ver algunas fotos del proceso.






      La verdad es que fue un poco complejo porque las piezas eran bastante pequeñas pero quedó muy bien. Además, le puse unos cuantos círculos que semejaran burbujas para que diese más realismo al submarino, que quedaba perfecto con el fondo celeste.

  • En la segunda planta me decidí por algo que no había hecho jamás y que resultó bastante complicado. Pero, como a mí me gustan los retos, pues me tiré de cabeza a la piscina. No me quedó mal aunque cometí un error que resultó fatal y que ahora os diré para que no cometáis vosotros. Rápidamente os explico cómo lo hice. Me saqué una plantilla a tamaño real de lo que quería hacer y sobre un papel de horno untado con Crisco, fui poniendo las tiras de fondant que había cortado, una blanca, una celeste, sucesivamente. Luego, con un cutter afilado, le di la forma, cortando lo sobrante. Con pegamento comestible, unté la cara que quedaba arriba del fondant y que sería la que iría pegada sobre el segundo piso de la tarta, que también estaba forrado de fondant, por supuesto. Ahora; con mucha maña, vas poniendo las tiras pegadas en el papel de horno sobre la capa de fondant de la tarta. Y ya está.


      (Mi error fue que en vez de usar papel de horno, usé papel film y se arrugó, con lo cual, el fondant salió arrugado. Menos mal que pude alisarlo un poco y quedó más o menos bien). Aquí os dejo el enlace del tutorial para hacer líneas fondant. Lo saqué de Pinterest, ¡jeje! ¿Qué raro, verdad?
  • En cada uno de los picos de las líneas de fondant le puse una plaquita redonda con la clave de Sol que me pidieron expresamente que pusiera, como muestra de su pasión por la música. Están todas pintadas a mano con pincel y colorante en gel negro diluido en alcohol.

  • La plaquita con el nombre del niño la hice con uno de los moldes de placas que tengo de Jem. Una de las mejores compras que he hecho.
  • Y ya, por último, los toppers. Una galleta con forma de luna, que en principio iba sin gorro pero que, casualmente se rompió uno de los picos y me dio la idea para que le pusiera un gorrito de dormir.
  • Y, por último, el bebé con el osito, inspirado en el de el maestro Carlos Lischetti. Me encantó hacer esta figura y creo que quedó encantadora. 


     Puse al bebé sobre una alfombra redonda blanca y azul, que hice con círculos de fondant y le di textura con un cepillo de dientes (aunque en la foto no se aprecia muy bien). Luego hice el bebé y por último el osito.



     La verdad es que este topper es uno de los que más me ha gustado de los que he hecho.
     Bueno, en cuanto a la tarta en sí, dos recetas que ya he hecho varias veces y que me pidieron ellos: la de bizcocho de yogurt de vainilla con buttercream de chocolate (el piso de arriba) y la de bizcocho de zanahoria con buttercream de queso (la de abajo), la preferida de María, la dueña del restaurante.
     Para los que se atrevan, aquí está el pequeño tutorial que hice de cómo montar una tarta de dos pisos.
     Espero que os haya gustado y que os animéis a comentar conmigo vuestras impresiones.










Comparte esta entrada

Entradas relacionadas

Comentarios

Google+ Followers

SIGUEN DE CERCA ESTE BLOG...

visitas