CALISSONS D'AIX

octubre 30, 2013

CALISSONS D'AIX


     Ya sabéis lo que me gusta Pinterest y es que es un sitio ideal para poner fotos, enlaces a recetas, eso en lo que se refiere a comida porque hay de todo, de todo. Yo siempre miro la sección de alimentación y me maravillo con la cantidad de cosas que hay. (Desde aquí le doy las gracias a mis seguidores de Pinterest que, como es algo un poco más impersonal, en el sentido de que no hay feedback, pues nunca puedo decirles nada, jeje!).
     Bueno pues, mirando Pinterest me encontré con esta receta de la web www.foodbeam.com que ha sido un gran descubrimiento. Por estas fechas suelo hacer dulces típicos como los panellets, pero este año han tocado calissons. 


     El Calisson es un dulce tradicional francés que consiste en una pasta suave y homogénea, de color amarillo pálido, con aromas a frutas (en especial a melones y naranjas) y almendras molidas recubiertas de una capa de glasa real (royal icing). Los calissons tiene una textura parecida al mazapán. pero con un toque más afrutado, en el que el melón le proporciona un sabor característico. (Yo no tenía melón pero aún así, creo que han quedado muy bien). Los calissons poseen forma romboidal, que recuerda a las almendras y suelen ser de entre medio y un centímetro de grosor. Los calissons se han identificado principalmente con la ciudad de Aix-en-Provence, Francia, por lo que la mayor parte de la producción mundial proviene de esta región.


     La forma que os traigo aquí de hacer calissons es la más sencilla ya que no tenía frutas confitadas (y menos melón confitado que por aquí no se estila). Pero os aseguro, como ya he dicho antes, que esta receta os sorprenderá. Aquí os la dejo para que lo veáis vosotros mismos porque es supersencilla, no necesita horno ni nada, y luego está buenísima.

CALISSONS D'AIX

Ingredientes: (Para unas 15-20 unidades)

Para la pasta:
180 gr. almendra molida
80 gr. azúcar glas (icing sugar)
50 gr. mermelada de melocotón (la receta original la lleva de albaricoque pero no tenía. Usad la que más os guste. Además tuve que echarle 70 gr. en vez de 50 gr. porque no se quedaba bien amalgamada la masa). 
1/4 cdta. extracto de almendra
2 cdta. agua de azahar

Para la glasa real:
1 clara de huevo
200 gr. azúcar glas (icing sugar)

Preparación:
(Esta receta se puede preparar perfectamente a mano también, sin ningún electrodoméstico).

De la pasta:
  • En un bol grande, mezclamos el azúcar glas y las almendras molidas con unas varillas hasta que la mezcla sea homogénea.
  • Incorporamos la mermelada, el extracto de almendra y el agua de azahar y vamos mezclando y removiendo con las manos hasta que se forme una pasta suave (parecida al mazapán).
  • Hacemos una bola y la ponemos sobre un papel de film. Le ponemos otro por encima y con el rodillo, o con las manos, la extendemos hasta que tenga entre medio y un centímetro de grosor.


  • Le quitamos el film de arriba y la dejamos reposar unas 2 horas a temperatura ambiente. (Esto fue lo peor, que tuve que esperar dos horas para terminar de hacerlas y probarlas, ¡ay,con las ganitas que tenía de hincarle el diente!).

  • Pasado el tiempo, cogemos un cortador con la forma que queramos (normalmente se le a forma de almendra o balón de rugby pero el que tenía era demasiado grande así que opté por el corazón), pero no mayor de 5 cm., o con un cuchillo, y vamos dándole forma a nuestra pasta, y la vamos poniendo sobre una bandeja forrada con papel de horno.


De la glasa real:
  • Batimos un poco la clara de huevo hasta que se ponga un poco blanca y vamos echando poco a poco el azúcar glas, tamizándola. 
  • Con unas varillas vamos montando la glasa hasta que esté suave. Debe ser suave al tacto pero no demasiado líquida.
  • Suavemente, vamos sumergiendo los calissons, sólo la parte de arriba, quitamos el sobrante y dejamos que se seque durante unos minutos y que la superficie se alise, como cuando hacemos galletas glaseadas.
  • Las volvemos a colocar sobre el papel de horno y repetimos con las restantes.

  • Dejamos que se asienten a temperatura ambiente durante toda la noche, unas 6-8 horas. (Este paso me lo salté porque ya no podía resistirme más y tenía que probarlas, jeje!).

     Por supuesto, podéis hacerlas con mermelada hecha por vosotros mismos, con almendras recién molidas, ... mientras más buenos sean los ingredientes mejor estarán. También las he visto con zumo de limón y cáscara de limón y lima. Vamos, podéis reinventar los calissons y hacerlos tan personalizados como queráis.


     Como veis, por dentro son como mazapán. La verdad es que son una delicia. Si lo hacéis, por favor, contadme qué tal. Estoy deseando oír que la gente hace mis recetas.
     Dado que es un dulce francés y que las hice en forma de corazón, me parecen una receta genial para hacer en San Valentín, por eso, participo con ella en el Reto de San Valentín de FansCakes, al igual que hice con los Macarons de frambuesa.

     Y vosotros, ¿os animáis?

Comparte esta entrada

Entradas relacionadas

Comentarios

Google+ Followers

SIGUEN DE CERCA ESTE BLOG...

visitas