ZEBRA CAKE

julio 17, 2013

ZEBRA CAKE 


     La primera vez que hice este bizcocho fue un zebra cake arco iris. Recuerdo que hará como un año y fue cuando descubrí la página de The Whole Kitchen. Todavía no me habían admitido en su club pero quise hacer el pastel que proponían así que, ni corta ni perezosa, me dispuse a ello. Le eché colores a la masa blanca y quedó genial, además de saber estupendamente. También hice unos cupcakes, por entonces muy simples, y mi hijo mayor dio buena cuenta de ellos. Os dejo unas fotos para que lo veáis.


     Como podéis ver quedó supercurioso, aunque tuve algunos problemillas con la masa que esta vez he solucionado y que os contaré más adelante.


     Este pastel viene genial para los que no son muy chocolateros porque al mezclar el bizcocho de vainilla con el de chocolate, el sabor de éste no queda tan intenso y gusta mucho. Los cupcakes también quedaron muy simpáticos y para cualquier cumpleaños vienen genial.


     Llevo unos meses haciendo casi siempre bizcochos de chocolate, que es el que más gusta, pero esta vez quería que fuera algo especial porque una gran amiga de la familia me encargó una tarta para su nietecita que cumplía 2 añitos y a ellos no les gusta mucho el chocolate. Entonces me acordé de este bizcocho que lleva mezcladas las dos masas y que queda muy bonito en el corte. Por casualidad me pasé por El rincón de Bea, un blog que me gusta mucho, y vi su zebra cake y, aunque hice algunos cambios en la receta y tomando también como referencia la que yo tenía, me salió un bizcocho genial, nada seco y que sirve estupendamente para forrar con fondant porque tiene la consistencia necesaria para ello. (Algunas veces me vuelvo loca buscando nuevas ideas pero luego,no puedo o no sé, montarlo con fondant porque tengo miedo a que se me hunda). Así que, aquí os dejo mi receta para que disfrutéis de ella.

ZEBRA CAKE

Ingredientes:
6 huevos M (o 4 XL)
250 gr. azúcar
250 ml. leche
250 ml. aceite de girasol (o de oliva suave)
300 gr. harina normal más 2 cdas. aparte
1 cdta. extracto de vainilla
1 cda. levadura
2 cdas. cacao en polvo (yo usé Valor)

Preparación:

  • Precalentar el horno a 170ºC y preparar un molde de 20 cm. con papel de hornear.
  • En un bol grande, batir los huevos y el azúcar hasta doblar el volumen.
  • Añadir la leche, batir un poco y añadir el aceite seguidamente. Mezclar para incorporar pero no demasiado para que la masa no coja mucho aire.
  • Tamizar la harina con la levadura y añadirla a la masa de huevo. Batir lo justo para incorporar, sin pasarse tampoco esta vez para evitar las burbujas.
  • Dividir la mezcla en dos partes. Echar en una las dos cucharadas de cacao y mezclar bien. Echar en el otro las dos cucharadas de harina y mezclar también bien. (La primera vez que lo hice, no guardé la misma consistencia entre las dos masa, porque la receta no ponía lo de las dos cucharadas de más de harina, y la masa blanca de extendía rápidamente mientras la de chocolate no, con lo cual, las líneas del dibujo tampoco quedaron muy bien).
  • Ahora llega la parte más difícil y más importante y es la hora de incorporar ambas masas. En el centro del molde, echar 3 cucharadas de masa blanca. Seguidamente y sin esperar a que se extienda, echar 3 cucharadas de masa de chocolate también en el centro del molde. (Se irán formando bonitos círculos). Así, repetidamente hasta que terminemos las dos masas.
  • Hay que tener cuidado a la hora de echar las cucharadas para evitar que caigan gotas y se emborrone el dibujo de las líneas.
  • Otra cosa importante es que el bizcocho suba nivelado para que las líneas queden rectas pero claro, eso no es tan sencillo. Si tuviéramos las tiras que dice El rincón de Bea para ponerlas en el molde y que suba todo igual sería estupendo, o si fuera ese día que se junta todo y el bizcocho sube por igual pues también sería genial. Pero claro, a mi me salió un poco subidito por el centro y también con algunas burbujas. Como os he dicho antes, es importante que no se bata mucho la masa para que no salgan burbujas porque este bizcocho no se puede mover cuando hayamos terminado de echar la masa o se perdería el dibujo.
  • Dejamos hornear durante unos 50-60 minutos (ya sabéis que depende). Pinchamos con el palillo y comprobamos que está bien.
  • Dejamos enfriar 10 minutos en el molde y luego ponemos a enfriar en una rejilla.
  • Esta receta sirve también para un molde de unos 23 cm, únicamente lo tendréis que dejar menos tiempo (unos 40-45 minutos).

     Bueno, aquí os dejo otra foto de mis zebra cupcakes y de la tarta que hice con este pastel y de la que pronto pondré unos tutoriales y el relleno tan rico que me inventé.




    Tarta de  Blancanieves para Ana con zebra cake y buttercream de chocolate blanco.


Comparte esta entrada

Entradas relacionadas

Comentarios

Archivo del blog

Google+ Followers

SIGUEN DE CERCA ESTE BLOG...

visitas