SCONES

enero 26, 2013

CLONE SCONES

     Esta vez la receta de mi blog favorito CWK me ha cogido un poco ocupada porque tenía que preparar la fiesta de cumpleaños de mi hijo mayor y el tiempo se me echaba encima. Así que, pensé que sería ideal si ponía estos pastelillos, los scones, dentro del menú de mi fiesta. Y dicho y hecho. Los titulé Clone Scones ya que la fiesta tenía como tema principal STAR WARS y quedaron geniales.
     Como ya os he dicho, Whole Kitchen en su propuesta dulce de enero nos invita a preparar un clásico escocés: SCONES.
      Whole Kitchen nos cuenta que los scones son unos panecillos originarios de Escocia. En un principo se hacían de avena y en la sartén. Hoy en día es más común hacerlos con harina y horneados. También son pieza central de las celebraciones de té inglesas,  esto es desde el sigo XIX, cuando la Duquesa de Bedford pidió a sus sirvientes un té con algunos panes dulces que incluían los scones. Tanto les gustó que decidió pedirlo todas las tardes, llegando a convertirse en un tradición del Afternoon Tea Time, siempre acompañados de la tradicional clotted cream con mermeladas. Actualmente son típicos en todo el mundo anglosajón, desde el Reino Unido hasta Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda.
     Tradicionalmente el scone es un panecillo individual que suele tener forma redondeada, aunque también se le llama así a las piezas triangulares conocidas en su origen como bannock.
     Está elaborado con harina de trigo, centeno o avena, mantequilla y levadura. Se suele servir templado y abierto por la mitad, y aparece como un ingrediente del high tea escocés (o merienda-cena).
     Podemos encontrar muchas variantes, aunque los más comunes son dulces y sencillos, también se pueden tomar con pasas, arándanos, queso o dátiles en su interior. Los hay también salados como los tattie scones que son unos pastelillos de patata fritos típicos de Escocia y de la Isla de Man.
     La receta que os traigo hoy es de uno de mis libros favoritos de cocina de Lorraine Pascale: Baking Made Easy. La verdad es que salieron deliciosos aunque las fotos no reflejen bien ese sabor tan delicado que tienen. Como dice Lorraine Pascale, el uso del mascarpone y el azúcar moreno en esta recta hace que los scones salgan extra ricos y untuosos sin llegar a estar como poco hechos.

     MASCARPONE & BROWN SUGAR SCONES
Ingredientes:
340 gr. harina con levadura, más un poco extra para espolvorear
1 cdta. levadura
1 pellizco de sal
80 gr. mantequilla, fría y en cubitos
2 cdas. azúcar moreno (en el original aparece soft light brown sugar, pero no la encontré y le puse azúcar moreno)
80 gr. mascarpone
90 ml. leche
1 huevo ligeramente batido para barnizar.
Preparación:
  • Precalentar  el horno a 210ºC. Espolvorear una bandeja grande de horno con harina o simplemente poner papel de horno sobre ella.
  • Poner en un bol mediano la harina, la levadura, la sal, la mantequilla y el azúcar. Mezclarlos con las manos y empezar a coger los trozos de mantequilla cubiertos con la harina y estrujarlos entre los dedos pulgar e índice como si les estuvieras dando pellizcos. La mezcla quedará como si fuesen migas de pan. A continuación, añadir el mascarpone y repetir la operación de dar pellizcos a la masa. No debe llevaros más de 5 minutos.
  • Verter la mezcla en un bol grande y hacer un agujero en el centro. Echar dentro la leche y removerla con un cuchillo para hacer una masa suave. Usar ambas manos para que la mezcla quede homogénea y estrujar para asegurarnos de que no se ha quedado ningún trozo seco. Puede que parezca un revoltijo pero seguid estrujando y la masa se unirá. Amasar ligeramente durante unos segundos sólo para suavizar la masa y luego extender con un rodillo rápidamente sobre una superficie ligeramente enharinada hasta que tenga 2 cm. de espesor.
  • Cortar círculos de unos 6 cm. de diámetro usando un cortador redondo y ponerlos sobre la bandeja preparada. Es importante no retorcer mucho el cortador mientras lo utilizamos o los scones no subirán ni siquiera cuando se horneen. Juntar la masa sobrante, volver a extender con el rodillo y volver a cortar para hacer más scones. Salen entre 9-10 unidades.
  • Pintar los scones con el huevo batido y hornearlos durante 10-12 minutos, o hasta que los scones hayan subido y estén firmes y dorados. Quitarlos del horno y dejarlos enfriar un poco en la bandeja.
  • Lo mejor es tomarlos recién hechos, un poco tibios, acompañados de "clotted cream", que es una nata que tiene un 60% de materia grasa y que, como no encontré, sustituí por nata montada, y de mermelada, en mi caso de fresas, mi preferida. Por supuesto, la taza de té que no falte.
     Por encima, le añadí glasa real para hacerles las caras de los soldados clon de Star Wars pero antes de terminar, llegaron los invitados y los dejé así. De todas formas quedaron espectaculares. No sobró ni uno para poderlos terminar y que lo vierais. La próxima vez será. Espero que os gusten. No dejad de intentar hacerlos porque son muy sencillos. Os pongo un video que, aunque no es de mi receta, os ayudará.

Comparte esta entrada

Entradas relacionadas

Comentarios

Google+ Followers

SIGUEN DE CERCA ESTE BLOG...

visitas